Cómo vende pisos la gente que usa su cabeza

Ayer me escribió un suscriptor de trato especial, o sea, cliente, para comentarme una estrategia de venta por email.

La estrategia y lo que quiere vender paso de contarlo, pero el tipo se llama Abel y está al frente de Hablemos de Golf, el blog de golf más importante del mundo en habla hispana.

El caso es que me escribió y me preguntó, ¿qué te parece?

Me pareció buenísima.

Y como mi soporte y yo somos así, además de la explicación de por qué podía funcionar muy bien, le conté una historia relacionada no solicitada.

 

¿Qué historia?

Lo que hacen los grandes copywriters de EEUU para vender casas.

En España, casi todas la inmobiliarias, van a ver el piso, hacen 200 fotos, lo cuelgan en alguna web a la que dan más importancia que a la suya y ponen cuatro líneas de texto.

Date una vuelta por Idealista y verás que casi todos los pisos tienen más fotos que tu álbum de bodas y pocas líneas.

Si haces eso no estás usando la cabeza. Ojo, no digo que no la tengas, digo que no la estás usando para vender los pisos.

 

¿Qué hacen los buenos copywriters?

Ponen una foto o dos y luego son ellos los que dibujan la imagen en la cabeza del cliente con largos textos.

No voy a entrar en el debate de si la gente lee o no porque es de preescolar. La gente sí lee. Y punto.

Bien.

¿Por qué los copywriters de los USA hacen de cada piso una carta de ventas y ponen una foto o dos en todo el texto?

¿Son idiotas?

¿Les gusta llevar la contraria?

¿Les obliga Trump?

La respuesta, como siempre, es mucho más sencilla. Y evidente. Supongo que ya te habrás dado cuenta.

 

Igual que es evidente que las cosas hay que aprenderlas y saber por qué las haces.

Si quieres aprender rellenando plantillas en vez de pensado y saber por qué hacemos lo que hacemos, suerte.

Si quieres que la gente te lea y luego te compre, no puedes utilizar plantillas y la cabeza de tu vecino.

Bueno, hasta mañana.

Copywriting para atrevidos

Isra Bravo

*Copywriter Isra Bravo