Cómo vender vendiendo humo

Mi viejo era el encargado de llevarme al colegio.

Cambié alguna vez de colegio de pequeño. Mi viejo me llevaba por las mañanas.

Y todos los lunes, sin excepción, me decía algo que me daba mucha rabia. Mucha.

Ahora lo veo con simpatía pero entonces, no.

Cuando me iba arrastrando, sin ganas, cada lunes a las 08:35 me decía…

Alegra esa cara que pasado mañana ya es miércoles

Me molestaba mucho. Se lo decía, pero no dejaba de hacerlo.

Y hacía bien. Esa rabia me espabilaba un poco. Como dirían ahora los que estudian marketing, “me sacaba de mi zona de confort”.

Mi viejo siempre ha sido un buen tipo, raro de cojones, eso sí. Me lo resulta a mí, que soy su hijo, así que para el resto del mundo debe ser un marciano.

Ahora le veo poco, pero cuando le veo bebemos unas cervezas y me cuenta muy buenas historias de ventas, de cómo llegaban a las emociones de las personas.

¿Y sabes qué?

No ha cambiado nada. Nada. Los medios han cambiado, pero nuestra naturaleza, no, obviamente.

En general, antes la gente era más inocente (no confundir con más tonta, para nada) y se han cambiado los protocolos de venta, pero la naturaleza está ahí.

Todas la “novedades” sobre la psicología de las ventas son humo.

Es vender como se hizo toda la vida. Algunos jugando con las ilusiones de gente más o menos inocente, otros diciendo la verdad.

Para vender diciendo la verdad tienes que ser bueno. Digo vendiendo, no como persona. Ahí no entro.

¿Mi propuesta?

Conocer la naturaleza humana, es algo básico, de cierto sentido común y cierta reflexión, no te vayas a creer que hay que ser científico o astronauta.

Luego conocer tanto el dolor de tu cliente que sea tuyo y después saber cómo presentar eso para resultar persuasivo.

Humanos, conocimiento, presentación, persuasión.

Todo ello te lo enseño en mi curso, ahora, si quieres comprar “libertad” o si crees que vas a ser un «referente en tu nicho» en un par de semanas o copywriter profesional el domingo que viene después de fútbol, pasa de mí.

Además, para que me creyeras y me compraras ese humo, debería cobrar bastante más por el curso. La “libertad” nunca ha sido barata.

Copywriting para atrevidos

Isra Bravo

*Copywriter Isra Bravo