El futuro de la humanidad en 445 sesgadas palabras

Hace poco me preguntaron algo interesante en un entrevista.

¿Qué algo?

Pues qué hacer para evitar los clientes más pesados que no paran de meterse en tu trabajo.

¿La respuesta?

Cobrar alto. A más alto, mejor.

Si cobras barato te aburren y te marean.

Si cobras alto te respetan.

Es lo que hay.

Y además, es normal que así sea.

 

Hay que tener en cuenta que si alguien cobra 300€ por una página de ventas, no sabe lo que está haciendo.

Y el que contrata una página de ventas por 300€ lo sabe todavía menos.

 

Y un poco al hilo de todo esto me preguntaron que cómo veía el futuro.

Y lo veo fabuloso.

Con la gente repoblando los pueblos de los que no debimos salir para convertirnos en urbanitas universitarios con más títulos que cabeza y con hipotecas a 40 años en pisos que valen el 60% del sueldo de una pareja.

Por el día durmiendo sobre la sombra de la encina y por la noche a lo oscuro con la vecina.

Así que el futuro lo veo grandioso.

 

Y el futuro del copywriting, también.

Hay tanto trabajo por hacer que si no se montara ni un negocio más, alguien que sepa vender por la web tendría trabajo para los próximos 200 años.

Porque una cosa evidente es que hay serios problemas para comunicar.

Para vender.

Y no será porque la gente no quiere comprar.

Compramos de manera compulsiva. Una y otra vez.

Nuestra naturaleza es estar comprando cosas continuamente.

 

Y en un futuro muy próximo los copywriters que van a sobrevivir no serán los que cobren muy barato porque la “gente no valora el trabajo de un copywriter”.

No funciona así.

Funciona justo al revés.

 

Entonces, dos cosas claras.

Uno, no.

Dos.

La primera.

Si cobras muy barato por tus servicios te van a discutir hasta los espacios en blanco.

La segunda.

Si cobras alto, van a entender quien manda.

Tú.

El cliente, no.

Tú.

Y si no le gusta, que escriba él.

Si voy al dentista no le explico cómo se arreglan los dientes.

Ya lo sabe él.

 

Bueno,

tengo unos audios (5) que son una conversación que le mandé a Lucía, mi asesora.

En esta conversación privada no le digo en ningún caso cómo hacer su trabajo, pero sí le cuento cómo vender más, mejor y de manera más simple su trabajo.

 

Vale 29€.

Es mi único producto digital.

Si te interesa esta conversación privada para obtener clientes de manera tan simple y económica que la mayoría de la gente no se la tomaría en serio, mira aquí.

Audios de una conversación privada.

Isra Bravo

*Copywriter Isra Bravo