Email para los que se mueren solo una vez

Ayer recibí un email de una clienta que me compró cosas y está contenta.

Pero no te hablaré hoy de una opinión no solicitada sobre los resultados de mis formaciones.

Te hablaré de la pregunta que me hizo esta persona, Lucía Bravo (bonito apellido, por cierto) sobre email marketing.

Decía así:

Hola Isra.

En mi caso soy arquitecta.

Y claro, hacer una casa es uno de los servicios más caros que hay. No porque mis honorarios o los de mis compañeros sean especialmente altos, si no más bien por los cientos de horas que hay que invertir en cada proyecto.

 

El caso es que he leído que ciertos gurús del marketing piensan que hacer email marketing para servicios como el mío no tiene sentido.

Que la gente se hace su casa una vez en la vida y poco más. Y que, una vez la tengan, no van a volver a comprarme más de lo mismo.

¿Qué te parece?”

 

Le dije a Lucía que le respondería en el email diario de hoy.

Aquí está para a quien le pueda interesar:

 

Los gurús son gente muy simpática.

Esto es como si decimos que no debemos utilizar acciones de marketing en una funeraria porque solo nos morimos una vez.

No es argumento.

Casi todo lo importante pasa solo una vez, no digo todo, digo casi todo.

 

-Nacer

-Morir

-Casarte de blanco.

-Confiar en el criterio de Hacienda.

-La belleza está en el interior.

-Que te la meta un vendenada con algún curso para vivir de tus sueños.

-Considerar cerveza a la Heineken.

 

La mayoría de esas cosas solo pasan una vez en la vida.

¿Algún problema?

Pues no, ninguno.

Pero si tú eres un arquitecto y ofreces tus servicios con email diario, pues un día alguien te va a contratar.

Y luego podría tener una segunda casa. Pero el “juego” no está ahí.

El juego está en que tu cliente puede ir a una fiesta, emborracharse y después de reírse de su cuñado, podría hablar de la casa que se está haciendo y de quién se la hace.

 

También podría salir en la conversación con el amante…

“-¿Cari, cuándo te vas a divorciar y levantar la casa con la que siempre hemos soñado?

-Pues mira, conozco a una arquitecta…”

 

No sé, es que la vida es así de simple.

Lo importante es estar presente en la mente.

 

Presente.

Mente.

 

Sencillo.

 

Mente.

Presente.

 

Porque si haces eso tendrás la agenda llena mucho más rápido que si te limitas a ir a RRSS y colocar un meme con una efeméride chorra que hasta a ti te está aburriendo montarla.

 

En resumen…

Las cosas de alto valor se pueden vender perfectamente con email porque el email es solo el vehículo.

Y resulta que es el mejor de todos los vehículos online.

 

Bien.

Tengo un curso de email marketing que te ayuda a generar tantas ideas y ángulos de venta que lo mismo te quedas pegado como chicle en le mente de tus lectores.

De cómo hacer eso, entre otras muchas cosas, hablo justo al final:

Curso de email marketing

Isra Bravo.

*Copywriter Isra Bravo