Ese tipo malvado de personas

Aquí una buena historia personal sobre la mentalidad adecuada para ganar dinero online.

Me acordé porque ayer recibí un mail de un tipo que asegura que montó su negocio para ayudar a cuantas más personas, mejor.

Yo lo monté para ganar dinero, pero lo mismo esto que te voy a contar te ayuda.

 

Bien.

En 2017 participé en dos proyectos casi al mismo tiempo.

Dos hombres.

Me contrataron para que les escribiera toda la web.

Cuatro meses después, se empezaban a ver los primeros frutos, insisto, cuatro meses después.

Nada de cuatro horas, ni cuatro días, ni cuatro semanas.

Eran negocios desde 0.

 

¿Qué esperas?

El tipo A, le vamos a llamar así, casi cuatro meses después, logró su primer cliente. Entonces siguió mi consejo.

 

¿Qué consejo?

Que en ese momento era cuando más duro debía trabajar.

Pues esa pequeña luz, esa minúscula luz en forma de un primer cliente, era todo el azul del cielo si lo miraba con los ojos adecuados.

Luego estuvo dos meses sin clientes, pero trabajó aún más duro y le asesoré todo lo que pude. (Cobré bastante por ello, no lo niego, soy de ese tipo malvado de personas.)

Un año y dos meses después, ya tenía un buen negocio.

Adecuado a su vida.

Trabajó y trabajó hasta que finalmente logró resultados.

¿Fácil? No.

Sencillo.

 

Bien.

El tipo B estaba en la misma situación.

Tardó algo menos en lograr su primer cliente.

Pero en vez de estimular sus ganas de trabajar, le supo a poco.

Lo quería más rápido.

Dejó de consultarme y aunque no hubo jamás problema o reproche entre nosotros, le perdí la pista.

Lo último que supe por un conocido común es que cerró la web y está trabajando en un bar.

 

Ambos tenían algo que la gente quería, la única diferencia fue de mentalidad.

Solo eso.

Casi todo el mundo es tipo B.

Hay un gran mercado en vender cosas a la gente de tipo B.

Lo compran todo. No es que sean tontos ni malas personas, simplemente, son flojos.

Los seduce cualquier promesa absurda.

Es la vida.

A mí me gusta la gente tipo A.

Trato de atraer ese tipo de gente a mi negocio.

No es un truco de ventas ni nada así, realmente la gente tipo B no me gusta que me compre.

Es un tiempo que quiero dedicar a los otros.

A la gente dispuesta a crear su negocio sabiendo que hay que ser perseverante y duro.

¿Mi oferta?

Si eres una persona consciente de que hay que trabajar (duro), mi curso de copywriting te puede ayudar mucho a que tu cliente lea y compre.

Créeme, es tan sencillo (y complicado para muchos) como eso.

Copywriting para atrevidos

Isra Bravo

*Copywriter Isra Bravo