Feliz día del blog muerto

Cuando tenía 14 años pasé una fase complicada.

De esas de cuestionarse la vida, la muerte, el más allá, el más acá, ya sabes.

Así que empecé a leer libros como loco buscando respuestas.

Me leí todos los libros de Caballo de Troya y cualquier cosa que me explicara qué pasaba “después”.

Como era un tonto pasé una temporada pensando que sabía mucho más de esas cosas que mis amigos.

Pero claro, no era así.

Más leía, menos entendía.

Más creía saber, menos sabía.

Más respuestas buscaba, más preguntas surgían.

Ahora no tengo 14 años y sé del más allá lo mismo que entonces.

Nada. Nada de nada. Soy un ignorante completo 50 libros después.

Un día entendí que si después de leer 50 libros sobre un tema, sabes menos que al principio, pues quizá conviene dejar el tema.

Y empecé a buscar cosas más prácticas que me sirvieran para ligar.

Así que aprendí a tocar la guitarra.

Siempre he sido muy malo tocando, pero me hizo mucho bien.

Me encerraba en mi cuarto y me daba para soñar. Y me dio para soñar unos cuantos años.

La música cumplió su función. No tenía ningún talento, pero me ayudó mucho. Aprender acordes, soñar con el éxito, pensar en enamorar chicas, todo eso me ayudó mucho.

Bien.

Ahora veo mucha gente que no para de leer y leer blogs para ganar dinero con sus negocios online.

Leen y leen. Incluso aplican lo que leen. 50 blogs después saben lo mismo que antes. O menos.

¿Son idiotas?

No, para nada. Simplemente leer el 99% de los blogs no sirve de nada.

Deberías dejar de leer casi todos ellos.
Esto de vender, aunque muchos lo quieran complicar, de verdad te digo que es más sencillo de lo que dicen.

Mucho más sencillo que entender la vida. Mucho más sencillo que entender la muerte. Mucho más sencillo que tocar bien la guitarra.

Copywriting para atrevidos

Isra Bravo

*Copywriter Isra Bravo