La fórmula AIDA y un macarra que se parece a Rappel

Hay una escena muy famosa en la peli The Warriors que nos vale para vender online.

La peli va de clanes de macarras que luchan por el control de la ciudad. NY.

En una escena se juntan todos en un parque.Están expectantes hasta que aparece el líder.

El líder es un negro con túnica que parece Rappel. Pero no es Rappel, es Cyrus.

Se sube a una tarima y empieza…

¡Estúpidos! ¿sabéis contar? 

Oh. Madre, eso sí que es la A de la fórmula AIDA.

Nadie responde.

Yo os digo que el futuro es nuestro, si es cierto que sabéis contar. 

Somos 20.000 soldados más otros 20.000 que no están aquí más otros 20.000 que se unirán. 

En total, somos 60.000 soldados. 

¿Sabéis cuántos policías hay en esta maldita ciudad? 

(Murmullos entre la gente… dinos Cyrus, sigue Cyrus…)

¡Hay 20.000!

Podemos pedir impuestos a los policías, a los mafiosos, seremos los reyes de la ciudad. 

Los macarras estallan de júbilo.

En vez de pelear entre nosotros por dos miserables metros cuadrados de territorio, ¡nos debemos unir y hacernos con toda la ciudad!

Aquello se viene abajo. El público se vuelve loco. Sienten el poder.Pero uno de los macarras tiene otros planes y le pega un tiro a Cyrus.

Solo uno.En el pecho.

PAM

Cyrus cae redondo. Dos segundos de desconcierto y todos empiezan a correr como locos.

Digamos que la lección de esta escena es bastante obvia si quieres vender tus productos/servicios.

Debemos tener unos 5 millones de blogs que nos hablan de la fórmula AIDA.

Todos los blogs nos explican la fórmula PAS y la AIDA. Esas no fallan nunca.

Pero se entiende mucho mejor con Cyrus.

Las fórmulas, en realidad, servir no sirven de mucho.

Conocerlas de memoria es como saber el quinteto de los Boston Celtics.

Está muy bien, pero seguramente no sea suficiente para jugar en la NBA.

Que las cosas más sencillas sean las que mejor funcionan no significa que sean fáciles.

Si sospechas que, en los negocios, las recetas para todos al final no valen para nadie, mira aquí:

Copywriting para atrevidos

Isra Bravo

*Copywriter Isra Bravo