La prueba antisocial. Cómo vender con ella.

“Querida Sheri:

No hagas caso de la carta anterior, por favor. La escribí en estado de embriaguez. 

Veo por la tuya que tal vez insinué que quería verte.

Eso son niñerías.

Tú y yo no haríamos buenas migas.

Quiero decir que no se me da bien la gente. Así es”.

Carta de Charles Bukowski a Sheri Martinelli.

 

 

Para algunas personas, la peor parte de emprender es la “parte social”.

Son algo tímidos,

más introvertidos de lo común,

o simplemente les aburren los grupos de personas de más de dos.

La gente no se les da bien. Simplemente.

 

Entonces, la idea de hablar en público…

estar en grupos de facebook…

o hacer “networking” en eventos presenciales, les parece aburrido o algo peor.

Normal.

A mí me parece terrible ir a un evento presencial a que “me pongan cara”.

Quizá, si me fueran a poner otra, iría a probar suerte. Pero para ir y volver por la mía, no lo veo necesario.

Alguien les ha convencido de que para emprender se deben comportar así. Mentira.

Y no solo eso, encima les hacen sentir mal por no salir de “su zona de confort” si se niegan a hacer lo que hace todo el mundo.

Vaya consejos.

“Sé tú mismo, compra mis plantillas y sal “de tu zona de confort”.

Jajjajaja Es divertido en el fondo.

 

Bien.

Cuando empecé en mi negocio, no conocía a nadie.

Nadie me conocía a mí.

No tenía contactos. Ni dinero, por temas que no vienen al caso.

Tampoco puedo mentir, llevaba años escribiendo para vender. Pero sin web.

Y aunque tenía varias personas que podrían haber servido de testimonios, no los puse y cuando algún cliente potencial me pidió ver clientes anteriores, no se los di.

 

¿El resultado?

Vendí más servicios de lo que pude abarcar en pocas semanas.

Incluso vendí a los que me pidieron trabajos y no se los enseñé.

Esos tenían más ganas de contratarme.

Y todo esto, los textos exactos que puse y las respuestas que les daba a mis potenciales clientes, están en mi boletín de mayo que entrego junto al curso de email marketing.

Tú podrías aplicarlo en tu negocio o en el de tus clientes si estás empezando. Aunque no es para niños. Es cierto.

Es copywriting antisocial.

www.emailparatrevidos.com

Isra Bravo