Lo que NO hacer para perder peso

El otro día estaba leyendo la página de ventas de una academia de inglés.

Empezaba así:

“Tenemos el placer de comunicarle…”

Ya no leí más, claro.

 

Bien.

Me acordé de esto porque el ayuntamiento de un pueblo donde viví hace tiempo, mandaba todos los años una carta que decía:

“Tenemos el placer de comunicarle, que este año, la gran chocolatada gratuita de las fiestas patronales se hará en el polideportivo municipal.

Os esperamos a todos”.

 

¿Y qué pasaba con eso?

Pues muy fácil, que la gente hacía colas de dos horas por un vaso de chocolate que valía un euro, pero como además se lo habían dado gratis, lo dejaba por ahí tirado a la mitad.

Es lo que hay.

Era lo contrario a lo que llaman win-win. Ganar ganar.

Esto era perder perder.

Perder tiempo y dinero.

Todo el mundo perdía.

 

¿Pero qué pasaba?

Que la gente se juntaba. Se pegaba. Se arremolinaba.

A la gente le encanta eso. Hacer amigos, pertenecer a grupos, sentirse parte de algo.

Esta bien. Es parte de nuestra naturaleza.

Y si tienes dudas solo tienes que ir a algún grupo “privado” de facebook donde la gente aprende a vender online.

¿Ventas?

Viendo las cosas que dicen, preguntan y el tiempo que pasan ahí… pues pocas.

¿“Amigos”? Un montón… hacen mucha “comunidad”. Eso es lo que muchas personas buscan.

Yo no tengo nada en contra, aunque si lo que necesito es aprender o divertirme se me ocurren cosas mucho mejores que facebook o sucedáneos.

Pero yo soy muy raro, claro.

Tanto que si quiero perder peso, no me voy a una pastelería con 10 personas que les sobren 20 kilos para hablar de dietas.

Si quiero adelgazar, hablo con un entrenador personal o un endocrino, ¿No?

Quizá en eso estemos todos de acuerdo.

En lo que habrá mucha menos gente que esté de acuerdo y no les gustará nada, es que en mi curso no hay grupos de facebook y la gente viene amistada de casa.

Aquí se aprende copywriting. Es sencillo.

Copywriting para atrevidos

Isra Bravo