Llegas tarde, listillo.

¿Unos de los grandes problemas que hay en el marketing online?

Que muchos no se están enterando de casi nada.

Y cuando no te enteras de casi nada pues de muy difícil vender.

Ni aunque venga tu potencial cliente con la tarjeta en la boca.



A ver, todos hemos cometido errores y se comenten a diario, no hablo de eso.

Hablo del error como tendencia.



Cuándo saqué mi web era la época donde la mayoría andaban de evento en evento dando palmas.

Ahora, parece que todo el mundo es “rebelde” y viene a “desenmascarar” a los “vendehumos”.

Como si hubieran descubierto un secreto solo al alcance de mentes privilegiadas o algo así.



Mira.

Si te vas a poner en contra de los vendehumos famosos, sean o no imaginarios, hazlo con gracia.

Como las sabandijas y su gran podcast, por ejemplo.

Si no lo haces con gracia, si vas de justiciero por la vida lo único que parece es que estás fustrado.

(Me gusta decir fustrado).

Y toda esa gente justiciera, como siempre, llega tarde.



En mi opinión no solicitada de hoy, burlarse del mercado (si sabes) puede ser rentable, pero lo más rentable de todo es estar más pendiente del cliente y menos de la competencia.

Esto es bastante evidente.



Porque si crees que estás descubriendo algo, llegas tarde.

Si crees que tu corazón fue arrollado en tu penúltima cita, llegas tarde.

Si crees que solo a ti te arrasó el dolor, llegas tarde.

Si quieres ser el primero, llegas tarde.

Si quieres ser la última, llegas tarde.

Si crees que eres único, llegas tarde.

Si piensas que el mundo te necesita, llegas tarde.

Si piensas que nos guía tu luz, llegas tarde.

Si piensas que tú lo mereces, llegas tarde.

Si crees que no es justo, llegas tarde.

Si te golpeaste contra la roca, ya se golearon muchos antes que tú, así que de nuevo, llegas tarde.



Al único sitio al que nunca se llega tarde, es a vivir, a vender y a morir.

Entonces, para la gente que tiene un negocio y una vida y no quiere llegar tarde, tengo un curso para escribir páginas de ventas.

Curso de páginas de venta.

Isra Bravo

*Copywriter Isra Bravo