Lo que le respondí a un SEO cuando me dijo que necesitaba a Google

Mira.

Cuando estaba a punto de lanzar la web se lo comenté a un conocido.

Y me dijo, textualmente:

“Necesitas hacer SEO y salir en los primeros puestos de Google”.

Y mi respuesta fue:

“No. Necesito clientes y los clientes están en muchos sitios”.

 

A ver, ¿algo en contra del SEO? Pues no, pero paso. No es mi guerra ni tengo los conocimiento.

Y no digo que está mal, pero no voy a poner mi negocio en manos de Google.

Así que hice algo tan complicado como esto:

Monté mi web.

Puse una foto cutre, diminuta.

Me puse a escribir.

Hice 5 anuncios.

Pagué.

Llevé tráfico.

Empecé a tener clientes.

Gané dinero.

 

Un buen día, un tipo me dice que me han nombrado en una comunidad que se llamaba “quédate con el cambio sabandija asquerosa”.

A ver, yo pensé que me estaba insultando.

Luego me di cuenta de que no, que el sitio se llama así (cojonudo nombre) y al cabo de un tiempo me invitan para dar un directo.

Luego vino la entrevista. En su podcast.

Ahí note dos cosas.

Tenía más registrados que pagando publicidad.

Eran, todavía, mejores potenciales clientes.

Diseñé una estrategia y convertí en mi prioridad salir en podcasts.

Al menos uno o dos al mes.

Los podcasts son mágicas vayas publicitarias.

Mil veces mejor que Google.

 

Y lo que hice, los emails que mandé (para mí y luego para otros), cómo enfoqué las entrevistas y los resultados cada vez que utilizo el email marketing para anunciarlo, está en la formación de octubre.

¿Mi recomendación con total sinceridad?

Si tienes prisa, haz publicidad. No dejes eso, pues lo que yo te voy a proponer en la formación de octubre es para medio plazo.

Ahora, lo que te voy a enseñar es una manera extraordinaria de construir listas para tu negocio.

Para gente con visión. Con expectativas, con cabeza.

No solo crecerá tu lista, lo hará con gente mucho más proclive a comprar.

¿Cómo?

Aquí, fecha límite el 31 de octubre. Luego, esta formación, se acabó:

Suscribirse

Isra Bravo

*Copywriter Isra Bravo