Me han hablado de este libro

Hay un libro, que me recomendó un buen amigo, que se llama…

«La vía rápida del millonario».

Así se llama el libro, no mi amigo.

Bien.

 

Pues en la Vía rápida del millonario una parte dice así…

“La vía rápida hacia la riqueza no es una calle arbolada recta y lisa, bordeada por vallas blancas y con niños balanceándose sobre neumáticos que cuelgan de los robles.

Es una carretera oscura, desierta y sin pavimentar llena de baches que obliga al aspirante a cambiar y evolucionar.

Si el viaje a la riqueza fuese fácil, ¿no sería todo el mundo rico?

Prevé que tendrás que pagar un precio.

Prevé que tendrás que correr riesgos y efectuar sacrificios. 

Debes saber que te encontrarás con baches en la carretera. 

Cuando tropieces con el primero (sí, sucederá), ten claro que estás forjando el proceso de tu historia.

El proceso de la vía rápida exige sacrificios que pocos llevan a cabo; hay que estar dispuesto a vivir como pocos pueden hacerlo”.

 

Mira, hay algo que no admite discusión.

Para ganar dinero vas a tener que trabajar y vas a tener que pensar.

Si solo trabajas, no lo vas a ganar.

Si solo piensas, tampoco.

Es lo que hay.

 

Últimamente veo que se apela mucho a mensajes de “vas a tener que trabajar duro”.

“Si crees que esto es un botón mágico no es así…”.

En fin, ya sabes. Se ve mucho últimamente.

Nada en contra, está bien.

Se habrán dado cuenta de que deben dar un poco ese ángulo para no parecer muy descarados en cursos de parvularios e infantiles promesas de prosperidad espiritual.

 

Bueno.

Lo que está claro es que decirle a alguien “vas a tener que trabajar duro” y luego entregarle una plantilla con tres huecos y decir…

Rellena lo que falta y así serás percibido como una autoridad en tu nicho… es por dos cosas:

-Tienes más cara que espalda.

-Crees que tus clientes son idiotas perdidos.

 

Bien.

En mi formación de enero, (fecha límite para apuntarse el día 31, luego se acabó) pongo un ejemplo de qué ángulo de textos utilizar que se aleja mucho de una fórmula.

El ejemplo es con una persona que trabaja para detectar y retener talento para empresas.

Vas a ver cómo suena la inmensa mayoría del mercado, y cómo hace alguien que da imagen de persona de mundo, atractiva y con la que apetece mucho trabajar.

No es una formula para rellenar huecos, como los deberes que hace mi pequeña.

Es copywriting, pero copywriting de verdad, digo.

Si te interesa, es aquí:

Suscribirse

Isra Bravo

*Copywriter Isra Bravo