Poder, control y dominio. Ventajas y másventajas.

Hay cosas mejores a que te acepten presupuestos muy habitualmente.

Incluso mejores a que sean con tarifas más altas a la media del mercado.

 

Algo que incluso podría sonar feo para las mentes más “ofendiditas”.

Y es la sensación de poder.

La sensación de control.

La sensación de dominio.

De poder y de control y de dominio.

Algo que pasa mucho, es que en el momento que se manda la propuesta, se pierde el control.

Y no me refiero a llamar al cliente a horas X los días Y.

No me refiero a ese control que en realidad es un descontrol.

Me refiero a quedar en manos del cliente.

Les dan el poder a ellos.

Y eso es siempre una muy mala idea.

Hay que mantener el poder, el control, el dominio. Y hay que saber cómo hacerlo, por supuesto.

 

Mucha gente que piensa, (lo puedo llegar a entender), que esto de que el cliente mande es inevitable.

Que el cliente siempre tiene razón.

Que el cliente siempre elige

y que el cliente siempre dirige.

Mentira.

Los profesionales valorados eligen ellos. Es el cliente el que los persigue a ellos.

 

¿Y para eso se necesita ser una marca muy importante, llevar mucho tiempo en el mercado o ser conocido?

Pues no. Si tienes eso, que acabará llegando, genial, pero para llegar a eso, no es necesario. Ni mucho menos.

En necesario mostrar propuestas con una visión tan rotunda que la única razón por la que no te contraten es que no se lo puedan permitir. O tú no quieras. Y a más clientes te salgan, a más conversiones tengan tus propuestas, más cotizado estarás y más te perseguirán.

Es lo que hay.

 

Pero hay que mostrarlo y trasmitirlo, no solo pretender aparentarlo y venirse abajo ante la primera petición de rebaja o pregunta indiscreta.

Y dicho todo esto, te puedo asegurar y todo aquel que lo disfruta sabe que no miento, que una de las maneras más intensas y poderosas de tener el poder, el control y el dominio sobre ti y tu negocio, es sabiendo mandar propuestas/presupuestos.

Sin lugar a dudas.

Poca gente le presta atención a un detalle clave.

 

¿Y por qué poca gente le presta atención?

Por la misma razón por la que muy poca gente gana dinero y por la cual el 90% de los negocios online no duran ni dos años.

Porque la mayoría no está a lo que hay que estar.

Y prefiere aparentar en vez de demostrar.

Prefieren hablar de “enamorar” en vez de realmente, excitar.

 

Mira.

Te digo una cosa y acabo por hoy…

La mayoría habla de emocionar… hablan de ello pero no lo hacen.

Otros, los menos, son capaces de emocionar hasta mandando un presupuesto.

No hace falta ser ingeniero para saber dónde está el dinero.

Si necesitas ayuda, (precio especial de 80€ hasta el 31, luego sube de precio y nunca bajará):

Presupuestos

Isra Bravo

*Copywriter Isra Bravo