Presupuesto online para negocios de adolescente enamorado

Una vez daba una pequeña charla, ya sabes, una de esas para poner en la web y decir…

Me has visto…

Hablando con mi primo en la radio del pueblo y dando charlas por ahí.

 

Pero si somos sinceros, en esa charla solo había 8 personas, pues era una PYME.

Así que el fotógrafo se tendría que haber esforzado mucho para transmitir que soy un tío con cosas interesantes que decir, y por eso todo lo abarroto y alboroto.

 

Bueno.

Pues estaba en una de esas charlas y lancé esta pregunta…

-¿Alguno de los presentes se ha enamorado de adolescente?

Sonrieron así como que sí, pero no te lo voy a decir a ti…

 

Entonces seguí… entendí que me iban a entender.

-¿Qué hacen los adolescentes cuando se enamoran además de el gilipollas?

 

Pues hacen cosas como dibujar corazones a navaja en el tronco de algún árbol.

O escriben cartas de amor que entregan o no la entregan. Pero la escriben o sienten que lo hacen. Narran cosas en su cabeza.

Pero incluso los más tímidos que no se atreven a dar ningún paso y aman en secreto, incluso esos, hacen cosas, aunque solo sea en su imaginación.

 

Vale.

¿Y qué tiene que ver eso con el serio, riguroso y formal mundo de la empresa?

Pues todo, tiene que ver todo.

Porque eso nos demuestra el movimiento.

Nos demuestra la necesidad de hacer sentir en los demás. Es una necesidad. No se puede luchar contra eso.

Por eso, cuando una empresa o emprendedor habla de enamorar a sus clientes, no dice nada.

Porque el adolescente enamorado no se limita a decirlo… es muy posible que ni lo haga, pero talla el árbol a navaja.

Y eso es lo que hay que hacer con nuestra comunicación, con nuestros potenciales clientes.

Les tenemos que coser las palabras a su cabeza.

 

¿Te imaginas un adolescente enamorado que escribiera una carta y dijera…

“Hola María.

Estoy enamorado de ti y me gustaría salir contigo desde el 21 de noviembre hasta el 3 de marzo, como mucho. Soy muy respetuoso con los plazos e iré de la mano contigo. Tus problemas serán mis problemas. Por eso el IVA está incluido. Soy multidisciplinar”.

 

Pues no. (Aunque como detalle surrealista estaría bien, es cierto).

La mayoría de las empresas cuando comunican, cuando mandan propuestas, mandan telegramas aburridos donde lo único que resaltan es el precio y que son muy profesionales.

Como si hablaran a personas que nunca han soñado.

Todo aburrido, plano, triste. “Serio”.

 

Sin embargo, si eres capaz de coser las palabras a la cabeza, si les das la visión, pues entonces el que tiene que tomar la decisión siente cosas, ve cosas, proyecta cosas en su imaginación, ve mucho más que un precio.

Ve que eres un profesional excitante.

Y eso es imprescindible en el enamoramiento, ¿no? La excitación.

Entonces, no digas que vas a enamorar, haz que lo sientan.

 

¿Un sitio fabuloso donde hacerlo?

Pues dónde va a ser, en tus presupuestos.

Si te interesa, es aquí:

Presupuestos

Isra Bravo

*Copywriter Isra Bravo