Sencillo truco para redactar muchas mejores cartas de venta

En los años 50 Gene Schwartz rechazó 7.000 dólares por escribir una carta de ventas sobre una promoción inmobiliaria.

 

¿La razón?

No creía en el producto.

Es importante aclara que en esos momentos, Schwartz atravesaba problemas financieros y tenía una familia que mantener.

 

Creo que un copywriter nunca debería escribir para un producto malo.

Otra cosa es no juzgar sobre la ética del producto sin estar seguro de ello.

Quiero decir, yo escribiría sin dudarlo de cualquier cosa y trataría de vender cualquier cosa, sin entrar en interpretaciones éticas.

Pero nunca escribiría sobre un producto malo.

 

¿Y cómo saber que es malo?

Bueno, tengo mis propias opiniones no solicitadas sobre las cosas y actúo en consecuencia. Lo normal.

No hay mucho más secreto.

 

Un ejemplo con alguno de mis propios prejuicios…

Yo, que estoy acostumbrado a descargar camiones y mis pantalones más elegantes tienen 7 bolsillos y parecen de mecánico de extrarradio, no creía mucho en la meditación.

Me parecía algo de “débiles”.

Me costaba pensar que esas cosas sirvieran para algo porque si me quiero relajar, me pego en Krav Magá.

 

Ahora, ¿sirve la meditación?

Un día puse en práctica uno de sus ejercicios más simples.

Tienes que respirar lenta y profundamente y luego, relajarte.

Debes concentrarte en tu respiración y contar hasta 3.

Atiende el sonido de lo que haces.

Atiende.

Repite el ejercicio.

Y atiende.

Hazlo durante tres minutos.

 

¿Qué se supone que logras?

Bueno, nuestras cabezas están constantemente de charla. Y con eso, la relajas. La silencias.

¿Y qué beneficios trae eso?

Pues escucharás mejor.

Sabrás escuchar mucho mejor a la gente. Y si escuchas mejor, escribes mejor, vendes mejor y vives mejor.

Vivir mejor es mejor que vivir peor.

Todos de acuerdo.

Vale.

 

En mi curso de cartas de venta, el que sube de precio el día 31 a las 23:59h hablo de cómo eliminar todo el ruido de las cartas de venta.

No es para que me copies a mí ni a nadie. Es para eliminar tu propio ruido.

Para relajar tu escritura, que fluya.

Hay gente que me ha dicho que solo por eso ya han visto compensada su inversión.

 

Por cierto, aprovecho este email para responder a un pregunta frecuente:

Isra, me dedico a XXX ¿tu curso me servirá?

Es una pregunta muy normal, por eso te dejo esta opinión no solicita de Sara de ulmaarchitectural.com que es una empresa que vende cosas “raras” a empresas “raras”.

 

“Ya te escribí antes de comprar tus cursos para preguntarte si tus técnicas serían efectivas para una empresa fabricante de materiales de construcción, que es B2B. Nuestros clientes son ingenieros/arquitectos que redactan y prescriben nuestro producto en sus proyectos y constructoras que son las que lo compran finalmente.

Bien, ya hice tus cursos, el de email marketing y el de cartas de venta. Son una pasada. Me han dado mucha claridad y me encantan.

Mil gracias, y que pases un finde genial!”

 

Bien.

Saber conectar con el cliente, sea quien sea tu cliente, no es una opción. Da igual lo que vendes y a quien se lo vendes.

Da igual.

Conexión o defunción.

Curso de cartas de venta

Isra Bravo

*Copywriter Isra Bravo